*

Actualidad

Portada  |  20 noviembre 2020

Pena de muerte en EE.UU.: ejecutaron a un hombre que secuestró a adolescente, la violó y la enterró viva

Orlando Hall había sido condenado en 1995 por el asesinato y la violación de la joven de 16 años.

Un condenado a muerte fue ejecutado en Estados Unidos, en un hecho que rompe una tradición según la cual los presidentes salientes no reelegidos suspenden las ejecuciones.

Orlando Hall fue ejecutado mediante una inyección de pentobarbital en una prisión del estado de Indiana, anunció el Departamento de Justicia.

El afroestadounidense de 49 años había sido condenado en 1995 a la pena de muerte por haber participado en el secuestro, violación y muerte de una adolescente de 16 años, Lisa Rene, a la que el hombre habría golpeado y enterrado viva, con la ayuda de cómplices, en el marco de un arreglo de cuentas.

Fue ejecutado después del rechazo de un último recurso por parte de la Corte Suprema. Se trató además de la primera decisión de la nueva magistrada de la Corte Suprema, Amy Coney Barnett, que se pronunció de la misma forma que los otros cinco jueces conservadores de esa instancia de nueve magistrados.

En sus últimas palabras Hall invitó a otros a convertirse al islam, agradeció a quienes lo apoyaron y dijo: "Estoy bien".

"Cuídense. Díganle a mis hijos que los amo", señaló también el hombre antes de que le administraran los fármacos.

Según los documentos judiciales, Hall era un traficante de marihuana en Pine Bluff (Arkansas), pero a veces compraba drogas en el área de Dallas (Texas).

En este último lugar conoció en septiembre de 1994 a dos hermanos de Rene y les dio 4.700 dólares con la expectativa de que regresaran más tarde con marihuana. Más tarde los hombres le dijeron que su auto y el dinero fueron robados.

Hall y sus cómplices no les creyeron. Localizaron su departamento en Arlington (Texas) y se dirigieron allí, donde solo se encontraba Rene en ese momento.

Los criminales la secuestraron, la llevaron a un hotel en Pine Bluff, la asaltaron sexualmente varias veces durante el viaje y en el alojamiento durante los siguientes dos días.

Luego, Hall, junto a los otros delincuentes, llevó a la adolescente a una tumba que ya habían cavado, la golpeó con una pala, la roció con combustible y la enterró.

El forense determinó que la chica aún estaba viva cuando fue sepultada y murió asfixiada en el lugar en la que la hallaron ocho días después.

Aunque su cliente no negó haber participado en la muerte de Rene, los abogados Marcia Widder y Robert Owen denunciaron "prejuicios racistas" en su proceso ante un jurado completamente blanco.

Según ellos, este caso "refleja las disparidades raciales preocupantes en materia de pena capital en Estados Unidos", donde 45% de los condenados a muerte son afroestadounidenses aunque representan solo el 13% de la población total.

Foto: The Sun

Comentarios