*

Turismo

Portada  |  23 enero 2020

"La trochita", un viaje en el tiempo: conocé sus recorridos de verano

En la inmensidad de la estepa patagónica, atravesando los extensos territorios de Chubut, el trencito, de trocha súper económica, de 75 cm de ancho, cubre hoy un servicio turístico entre Esquel y Nahuel Pan. Famoso mundialmente entre los trenes turísticos que aún ruedan por el planeta, el Viejo Expreso Patagónico, es una reliquia viviente de una historia llena de aventuras, anécdotas y todo tipo de acontecimientos.

La Trochita brinda da la oportunidad de conocer un bellísimo e imponente paisaje, viajando de la misma forma que desde hace más de setenta años. 

Sus pequeños vagones y su particular trocha angosta lo hacen único en el mundo y convierten el trayecto en una verdadera aventura. Recorre 18 kilómetros hasta la estación Nahuel Pan, el lugar de residencia de una comunidad Mapuche-Tehuelche. 

Allí, mientras el tren realiza las maniobras para el regreso, se puede visitar el Museo de Culturas Originarias que preserva el patrimonio acompañado de interesantes relatos, Casa de las Artesanas, en donde se exponen piezas de plata, madera y textiles todas hechas por la población rural de la zona que concretan en este sitio la venta directa y una feria de artesanos locales.

El dato infaltable son las tortas fritas que esperan la llegada de los viajeros para disfrutar mientras viven un acercamiento con la comunidad y su gente.

La frecuencia de las excursiones varían a lo largo del año, por lo que es importante consultar antes de viajar, se sugiere sacar los boletos con anticipación. También es una buena opción llegar a la estación al menos media hora antes del horario de salida para apreciar las maniobras que hace la locomotora y conocer las instalaciones originales y un museo sobre el tren.

Comentarios